Estamos trabajando en un nuevo escenario para el videojuego, ¿queréis descubrirlo?

Seguimos navegando por desiertos surrealistas y digo navegando porque esta vez nos hemos encontrado que, donde pensábamos que solo había arena y cielo ahora están apareciendo islas hundidas habitadas por peces voladores.

Próximamente os iremos contando más de este capítulo dedicado al surrealismo y en el que encontraremos algunas de las vanguardias que ya trabajábamos en la primera parte de Nubla pero con el añadido de que ahora irán apareciendo algunos de sus autores también.

No os perdáis el proceso y, si queréis apuntaros, dirigiros a la dirección de EducaThyssen y participad con nosotros en este maravilloso viaje (estáis todos invitados a participar cuando queráis Nubla. Martes abiertos).

Fecha de publicación:
14 de Noviembre de 2017
Imagen
Daniel Sánchez Mateos

Comentarios

¡Sé el primero en realizar un comentario!

Debes estar registrado para poder realizar comentarios

Inicia sesión ¡Regístrate!

En el blog del proyecto

La biblioteca 'imposible' de Nubla
La biblioteca 'imposible' de Nubla
23 de Abril de 2018 - Ana Gómez

En la ciudad de M -uno de los escenarios de la segunda parte del videojuego Nubla-, hay un archivo, una biblioteca por hacer infinita, una suerte de biblioteca de Babel borgiana.

Ver más
Nubla, viaje a la escuela
Nubla, viaje a la escuela
5 de Diciembre de 2017 - asaladod

Y así iniciamos el capítulo I de nuestra aventura: “Salto al vacío”. Sin experiencia pero con un claro y doble objetivo: en primer lugar, utilizar el videojuego como herramienta didáctica...

Ver más
Jugar con "Nubla" en el aula y en el museo
Jugar con "Nubla" en el aula y en el museo
30 de Noviembre de 2017 - Salvador Martín

Cuando proyectamos una actividad educativa en el ámbito de un museo ¿qué objetivos, generalmente, deseamos alcanzar? Os contamos una experiencia tras trabajar en el aula con el videojuego Nubla.

Ver más
Toda idea nueva pasa inevitablemente por tres fases: primero es ridícula, después es peligrosa, y después….. ¡todos la sabían!
Henry George Bohn