Os ofrecemos un resumen de lo que sucedió este año en nuestro último Laboratorio Estival Docente (LED). Si quieres conocerlo con más detalle también puedes descargarte el pdf que hemos preparado. 

Este verano hemos celebrado por segunda vez el Laboratorio Estival Docente (LED), que surgió dentro del proyecto Musaraña para dar la posibilidad al profesorado de intervenir el museo y narrarlo desde sus propios intereses. La metodología con la que trabajamos se basa en los procesos de creación de las artes visuales, por lo que es siempre impartido por un/a artista actual. En esta ocasión invitamos a Cynthia González, educadora y artista audiovisual. Ya conocíamos a Cynthia por su trabajo en la instalación Aligned, un site specific para la exposición Lección de Arte, comisariada por nosotros en 2017. Particularmente nos interesaba de ella su trabajo de investigación sobre la transformación de los espacios a través de la luz, material  que permite reformular el espacio del museo sin dañarlo.  

Durante los días previos, Inés Vila, socia y compañera de trabajo de Cynthia en WOT Studio, entró en escena para apoyar el trabajo creativo y la organización del grupo, pues este año el número de docentes participantes se había ampliado a 16. Más tarde apareció El melón molón, el equipo que debía realizar el registro audiovisual de todo el proceso. Solo faltaban los participantes para que pudiese dar comienzo la semana. 

Día 1. Pintar con la luz a pequeña escala
El lunes a las 10:00h recibimos al grupo de docentes. Algunas personas ya se conocían del año anterior o de los encuentros presenciales que Musaraña realiza a lo largo del curso. De esta forma, los docentes más experimentados servirían de apoyo a los más novatos. 

Tras las presentaciones, Cynthia e Inés prepararon una sesión formativa para facilitar referencias y modos de trabajo de artistas contemporáneos que trabajan con la luz. La jornada se desarrolló trabajando directamente en la sala 43 de la colección permanente con nuestro kit de exploración espacio-lumínica, para lo que tuvimos que trasladar mesas, sillas y cables. Las pinturas neoplasticistas de la sala nos sirvieron como inspiración y crearon el entorno idóneo de trabajo. La inusual presencia del grupo trabajando en salas produjo una situación de extrañamiento entre el público del museo, que no cesó de preguntar. 

Día 2. Invadir con la luz los "no lugares" del museo
El martes comenzamos poniendo en común la experiencia de lo sucedido el día anterior. María, profesora de Arte en secundaria y bachillerato, expresó que de todo lo que había sucedido “lo mejor fue el diálogo espontáneo de los adolescentes que cogieron las linternas”, refiriéndose a la participación de los visitantes con el grupo LED.  Olga, profesora de Comunicación Audiovisual, Imagen y Expresión: “no nos conocíamos de nada pero, de repente, ¡estábamos súper compenetradas! ¡Es magia!” -dijo refiriéndose a la relación con sus compañeras de grupo. 

Para este día estaba programado intervenir con luz espacios a gran escala y donde no estuviesen colgadas obras de la colección, como por ejemplo la zona de ascensores. Organizamos una comida juntos, pues la jornada continuaba por la tarde, en la cual manejaríamos programas informáticos de composición digital y dibujo con luz. Recuerdo especialmente este día, porque tras la intensa jornada, conversando con Ana, Cynthia e Inés,  descubrí que esta última es la sobrina - nieta de la pintora surrealista Delhy Tejero.

Día 3. ¡Continuamos revolviendo el museo!
Cynthia e Inés supieron detectar muy bien las necesidades del grupo. Cada mañana o tras cada sesión se reunían con Ana y conmigo para adaptar el programa. El miércoles fue necesario continuar con la formación en manejo de software. De nuevo, este día estaba dedicado a trabajar por grupos en salas. Tras el descanso nos trasladamos a la sala 6 del museo, una larga galería de retratos renacentistas. Armamos de nuevo un pequeño revuelo por el museo cargados con mesas, sillas, ordenadores, proyectores (picos), cables y otros utensilios. Trabajamos en cuatro grupos y  se crearon distintas instalaciones que tuvieron en común la presencia del público del museo y  la intención de contar de otra forma la colección permanente. Por la tarde,  visita libre a la exposición Dora García. Segunda vez del MNCARS. De este modo, nos acercábamos a los modos de creación del arte contemporáneo y generamos otros espacios de conversación e intercambio fuera de nuestro museo. 

Día 4. Crear nuestras exposiciones en el museo
Tras experimentar con la luz y de explorar los espacios del museo, el cuarto día pasamos  a la creación de una exposición colectiva. El espacio del museo cedido para su instalación era el balcón-mirador de la planta 1, un espacio donde se realizan pequeñas muestras temporales que son de acceso gratuito. Estaba completamente vacío y sus paredes eran negras, restos que habían quedado de la última exhibición. Los y las docentes ya conocían este espacio, pues era el almacén desde donde movíamos todos los materiales necesarios para trabajar en salas. No obstante, el primer paso fue pensar colectivamente el espacio, para extraer las características principales comunes a todos/as y decidir  el concepto o discurso de nuestra exposición. Para trabajar sobre ello, lanzamos una sola pregunta al grupo: ¿Cómo usarías este espacio? Tras la puesta en común y un largo debate  se decidió que la exposición versaría sobre “la intimidad”. Y así lo hicimos. El objetivo de esa mañana era pensar el espacio que se nos ofrecía dentro del museo, sus posibilidades y sus limitaciones, y aprender desde el hacer. 

Día 5.  Contar el museo
La semana de trabajo intensivo debía culminar con una propuesta expositiva que se presentará a nuestros compañeros del museo. Volvimos a explorar los espacios del museo a partir de tres preguntas: ¿Qué quiero que pase? ¿Dónde? ¿Quién la realiza? Para cerrar la semana, hicimos una evaluación colectiva de la que rescato el deseo de una de las docentes por “dar el paso para crear”, pues significa que existe una voluntad de hacer y que los participantes sienten que tienen la capacidad de crear. 

Ahora nos queda el gran reto de reunir las tres propuestas que se plantearon y darle forma al proyecto expositivo para poder presentarlo. Queremos seguir trabajando colectivamente y de forma transparente, por lo que iremos publicando cada paso que demos. 

Fecha de publicación:
10 de Agosto de 2018
Imagen
Mariola Campelo Tenoira
Información sobre el autor:

Soy educadora artística

Descargar PDF

Comentarios

¡Sé el primero en realizar un comentario!

Debes estar registrado para poder realizar comentarios

Inicia sesión ¡Regístrate!

En el blog del proyecto

El arte como recurso educativo
El arte como recurso educativo
17 de Diciembre de 2018 - herminiapinolere

Descubrimos que es posible conectar los museos con las personas y grupos y aprendimos a verlos como lugares de aprendizaje, espacios para trabajar y crear redes

Ver más
Big Valise: reflexiones
Big Valise: reflexiones
20 de Noviembre de 2018 - asaladod

En estas últimas semanas y después del encuentro de profes, ando algo agitada. En Musaraña se han abierto nuevas puertas.

Ver más
¡La mayor revolución es la educación!
¡La mayor revolución es la educación!
12 de Noviembre de 2018 - EducaThyssen

En este post abordamos algunas ideas que nos parecen especialmente interesantes entorno a la educación y que parten de La Bauhaus y Vkhutemas.

Ver más
La luz es la certeza de la sombra. La sombra es la ilusión de la luz.
Ali Ahmad Said