En distintos países latinoamericanos se han implementado, recientemente, políticas y reformas educativas diseñadas con el propósito expreso de acelerar el desarrollo económico de estas naciones.

Éstas reformas, sin embargo, obedecen más a la agenda y a los intereses presupuestales del gobierno de turno que a la imperativa necesidad de diseñar políticas educativas persistentes y eficaces. Este escenario, por lo tanto, da cuenta del imaginario que se tiene en Latinoamérica sobre la educación y el papel que esta desempeña en la experiencia social. Ahora bien, como efecto de esta situación, la política museal diseñada y puesta en práctica en la región, no se aleja mucho de la política educativa general: en la mayoría de los casos se limita a cumplir con cuotas de gestión y participación, es decir, cifras de entrada y taquilla que, a la postre, se convierten en el objetivo fundamental de estas instituciones. En este sentido, resulta paradójico que en su discurso público las visiones y las misiones de los museos insistan en que su propósito expreso no es otro que el de difundir el patrimonio, que como instituciones son agentes de cambio social y que garantizan el acceso a lacultura, pues al mirar más de cerca sus políticas encontramos que:

1. Abren espacios monodireccionales de exposición y divulgación de los contenidos de las colecciones, partiendo siempre de sus propios intereses y sin tener en cuenta los de las audiencias o sus necesidades.

2. Favorecen la “inclusión” de “diversidad” de públicos, siempre que este ejercicio no amenace la estructura institucional, los discursos que esta ha diseñado con independencia de las audiencias o genere más gastos de lo permitido. 

3. Diseñan dinámicas de gratuidad para “quienes lo necesitan”, sin considerar que dejar las puertas abiertas no es siempre una invitación a entrar.

Así, a semejanza de las políticas educativas agenciadas por el Estado, quienes escriben las políticas museales y definen su implementación, terminan por responder también, en la mayoría de los casos, a agendas extraeducativas, desconociendo el lugar social de los museos, sus potencialidades y el papel que en estos desempeña la educación. En consecuencia, un gran porcentaje de los espacios museales carecen de estudios de públicos, fundamentos pedagógicos sólidos o un Proyecto Educativo Museal, escenario al que debe sumarse la precaria partida presupuestal otorgada a las áreas de educación y el rol reductivo que la institución les ha asignado: fungir como meras transmisoras de las narrativas y discursos diseñados por los curadores, quienes en muchos casos ponen las estructuras del museo al servicio de su encumbramiento profesional -condicionado siempre por la visibilidad pública y académica de su trabajo- en detrimento de las necesidades educativas colectivas ¿Es este el fin último del museo? ¿Para quién se están pensando los museos hoy?

Fecha de publicación:
13 de Noviembre de 2017
Imagen
Carolina Rodríguez

Comentarios

¡Sé el primero en realizar un comentario!

Debes estar registrado para poder realizar comentarios

Inicia sesión ¡Regístrate!

En el blog del proyecto

Pensar el museo para todos
Pensar el museo para todos
11 de Agosto de 2018 - Vincent Poussou

Repensar los museos desde lo educativo es asumir que la educación es una acción transversal para cualquier museo, ya sean museo de ciencias, sociales, de bellas artes...y cualquiera que sea su tamaño.

Ver más
Del museo como escuela a la imaginación institucional
Del museo como escuela a la imaginación institucional
11 de Agosto de 2018 - Mônica Hoff

¿Cuántas voces caben en un museo? ¿Cuántas “puertas de entrada” debe tener un museo? ¿Qué puede aprender el museo con sus públicos? ¿Qué es lo que el museo puede aprender con aquellos que no son su público?

Ver más
Repensar la diferencia en el museo
Repensar la diferencia en el museo
10 de Agosto de 2018 - Mariola Campelo

Hoy los museos quieren ser espacios sociales, abiertos a la colaboración y al debate, donde los públicos dejan de ser meros visitantes y se convierten en usuarios y participantes.

Ver más