Sinopsis de la actividad. Este recurso propone experimentar a través de la escucha, el silencio, el juego y la acción.

¿Qué contenidos se trabajan? La propuesta aborda el sonido desde tres puntos de vista: como elemento abstracto (efecto físico, desprovisto de intención), como medio de comunicación (intención comunicativa) y como material artístico (intención expresiva). 

¿Cuáles son los objetivos que se plantean? 1. Explorar formas y sensibilidades poco transitadas en la educación y el arte. 2. Demostrar dinámicas experimentales, lúdicas, inclusivas, reflexivas y de acción. 3. Emplear el sonido como materia y tema relacionándolo con la escucha, la comunicación y la expresividad.

¿Cómo poner en marcha la iniciativa? 1. Dinámica Bocadillos. Se plantea una dinámica lúdica que fomente la atención imaginativa, permita a cualquiera interrumpir y se generen pequeños respiros. Los bocadillos podrán tener tres tipos de sonido: exabruptos (argh, Zzz, Jajaja...), frases (al fin solos, tengo hambre, nunca pensé que me encontraría aquí...) y sonidos descritos (taktaktak, violín/laúd/notas musicales, sonido de maquinaria, viento entre las hojas...). En cualquier momento alguien puede sugerir vincular un bocadillo a un cuadro. Se pueden realizar fotos de la pieza intervenida sosteniendo los bocadillos delante del cuadro. 2. Silencio sagrado. En la planta segunda del museo transitamos las primeras salas en silencio, contemplando los cuadros, el espacio y al resto de visitantes. De manera secundaria, invitamos a los participantes a observar qué temas y personajes se repiten en estos cuadros (Anunciación, Asunción, Visitación, Nacimiento, La virgen con el niño, Adoración, Milagros, Martirios, Pasión, Crucifixión, Piedad…).  Reflexionamos sobre el sonido en estas piezas de arte sacro: ¿cómo lo imaginamos? ¿Por qué relacionamos el silencio con respeto?, ¿Qué papel juega en nuestra sociedad? ¿Qué lugares comparten esta solemnidad o cortesía? Museos, iglesias, bibliotecas, hospitales…  A continuación, cuestionamos de manera “gamberra” esta hegemonía del silencio mediante una acción disruptiva. Introducimos el término musical in crescendo / fade in. Interactuamos con los demás pidiendo silencio, mediante el gesto de mandar callar con el dedo índice sobre los labios, con la onomatopeya “shhhh” o la propia palabra “¡silencio!” Transicionar colectivamente desde la sutileza y la invisibilidad hasta un estruendo contradictorio que pide silencio. 3. Música y escena. Salas de la 38 a la 40 del museo. Nos dividimos en grupos y con un altavoz en el centro de la sala, reproducimos 3 piezas musicales de distinta índole (jazz, metal, clásica...) mientras se pasea. Cada grupo deberá asociar la música a un cuadro y explicar por qué y realizar una puesta en común. Partir de la intuición y poner en valor nuestra capacidad de inferir e imaginar (no hay una sola respuesta, ni una respuesta correcta… lo importante es la interpretación y su potencial). Repetimos la dinámica en cada sala con tres músicas distintas. 4. Cambio de dimensión: de las dos a las tres. Sala 44. Observamos ejemplos de pintura expandida. Materiales, planos y capas que nos llevan del 2D al 3D. La dinámica propuesta vincula avances tecnológicos en sonido y música: la estereofonía y el panning (panorama) o las obras multicanal (5.1, sonido envolvente, instalaciones sonoras, realidad virtual, etc).  Ejemplificamos la analogía con una dinámica sonora. Escoger a tres personas y darle a cada una un altavoz bluetooth que reproduzca una grabación de campo (tal vez sonidos vinculados a los materiales de las obras: papel, metal, madera, voces…). Pueden agacharse o elevar su altavoz, taparlo o moverlo, caminar alrededor o que los demás visitantes se muevan también. De este modo jugaremos con el sonido envolvente y la dimensión física (tridimensional) del panorama, la distancia y la dinámica. Estas nociones serán herramientas habituales en el arte contemporáneo y la interactividad (cine, videojuegos, etc). 5. Remezcla, apropiación y reciclaje. La última sala del museo, 48, y la gran pintura de Rauschenberg nos permite hablar de remezcla, apropiación y reciclaje. Al comienzo de la visita se observaba cómo en la pintura clásica se repetían temas y escenas, remezclando imágenes, símbolos y técnicas. Todos aprendemos copiando. Cuadernillos Rubio, libros de recetas, manuales de instrucciones, vídeo-tutoriales… En la música se ha trabajado sobre la misma idea y el siglo XX ha fomentado ciertas técnicas como el sampleado, la remezcla, el DJing, los mash-ups… Géneros como el Hip-hop, la electrónica o el collage sonoro están basados en estas ideas. Propuesta. Detonar un debate en torno a la copia como recurso educativo y herramienta de crecimiento colectivo. ¿Por qué en la educación está bien visto copiar pero en el arte no? ¿Estáis de acuerdo? ¿Qué opinamos del concepto de “propiedad intelectual”? ¿Por qué nuestros alumnos?

¿Materiales utilizados? Para hacer los “bocadillos”: 3 palos de selfie, impresión, recorte y plastificado de “bocadillos”. 3 altavoces bluetooth. Recopilación de audiciones (músicas). Elaboración de 3 audios envolventes.

Miniatura

Autoria: Christian Fernández Mirón

Dirigido a: Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria, Bachillerato

Fecha de publicación: 08/03/2017

Idioma: Español

Materiales del recurso

Miniatura
Video
Paseo sonoro Recurso Educathyssen
Con Christian Fernández Mirón
Ver más