Imagen

Nubla, es la materialización de un proyecto educativo. El producto de un proceso en el que han participado, con la ayuda de una empresa de desarrollo (Gammera Nest), una de videojuegos (Sony España) y el equipo de Educación del Museo Thyssen-Bornemisza, un variopinto equipo de jóvenes que se han apropiado de las obras del Museo y han aportado desde sus intereses una lectura personal del arte. Un equipo joven que está explorando su futuro profesional y en el que se han ido incorporando artistas, filósofos, programadores, diseñadores, músicos, ilustradores, guionistas, etc.

Un proyecto educativo en el que los protagonistas son los jóvenes y en el que se han imbricado narrativas propias de los videojuegos con las propias de la Historia del Arte o con las de la literatura.

Imagen

¿Qué cuenta Nubla, the Game?

Tras iniciar nuestro viaje a través del mar de Nubla, acompañados por el avatar que conocimos en la primera parte y del propio elefante daliniano convertido en nuestro mentor, llegamos al fin al continente. En el camino hemos dejado atrás Las Islas de Nubla (app gratuita que puede descargarse tanto en iOS como Android surgida de un taller realizado en 2015 en el Museo Thyssen-Bornemisza), en las que hemos visitado el lugar donde nace el propio elefante, pero nunca antes nos hemos encontrado directamente con ningún habitante tal y como lo haremos a partir de ahora puesto que ya no estamos solos: Las primeras criaturas se ocultan a nuestro paso, pero pronto nos encontramos con uno de los antiguos titanes, un ser construido a base de piezas encontradas para guardar los recuerdos de ese mundo que se acababa y tratar de evitar así el olvido. Gracias a él, adquiriremos el poder de viajar en el tiempo y, con esta nueva habilidad, nos será posible iniciar la búsqueda de aquellos que nos permitirán acceder a La ciudad en el centro del mundo. El lugar que se ha convertido en refugio de la memoria y de los habitantes de los cuadros y en la que deberemos descubrir cómo volver a poner en marcha el tiempo de forma que la creatividad y el color vuelvan a fluir por este mundo ahora estancado en un presente eterno.

El arte es un juego. Pero hay que jugar con la seriedad de un niño que juega.
Robert Louis Stevenson