Visitas Taller para Familias: Recorridos

Las actividades de visitas taller para familias están concebidas para que familias con niños entre seis y doce años, disfruten del Museo, y se acerquen al arte y a la colección Thyssen de una forma lúdica y atractiva. Durante dos horas -niñas/os de 3-6 años- o dos horas y media -chicas/os de 7 a 12 años- se vivirá una experiencia única que consta de dos partes. En la primera parte se verán aproximadamente cinco cuadros de la colección permanente y de la colección Carmen Thyssen; y durante la segunda parte, se hará un taller plástico, en el que se pondrán en práctica los contenidos y conceptos trabajados previamente en las salas del Museo.

  • ¿Y si hablamos del tiempo? Profundizamos en cuestiones relacionadas con el concepto tiempo. A través de obras de arte figurativo del siglo XV al siglo XX,  pretendemos que el niño reflexione sobre cuestiones artísticas sirviéndonos, como hilo conductor, de cuestiones relacionadas con el concepto de tiempo y sus distintos significados e interpretaciones: el movimiento, las horas del día, estaciones del año, la edad, el clima....
  • (El título es mío). Tomamos como inspiración los cuadros del Museo para realizar pequeñas creaciones literarias que nos acerquen de otra manera a las obras de arte. Jugamos con las palabras y experimentamos con el azar para buscar nuevas maneras de contar. Nos ponemos en el papel del creador para explorar las relaciones entre creación literaria y creación plástica.
  • Inspector Thyssen. Un Misterio en el Museo que los niños y sus familias deben resolver. La demanda de familias con niños menores de seis años que desean participar en las actividades del Área de Educación del Museo, ha ido creciendo en los últimos años, es por este motivo que desde el año 2011 se ha puesto en marcha. Inspector Thyssen es una actividad de una duración aproximada de dos horas, dirigida a familias con niños entre 3 y 5 años. Está concebida como un juego de misterio, que los niños, acompañados por los adultos, deben resolver encontrando una serie de pistas. La actividad se cierra con un taller plástico.
  • Hechizo azul. Los participantes descubren su entorno más inmediato experimentando con diferentes ideas, sensaciones y emociones asociados al color. El deseo de experimentar, colaborar y de descubrir el mundo del arte de un modo lúdico será fundamental para la experiencia en el Museo.
  • La imaginación del artista. Una visita que explora los modos de utilizar la imaginación en el arte. El recorrido se articula en las tres plantas del museo, desde la pintura veneciana del S.XV al expresionismo abstracto americano de la mitad del S.XX. Es por tanto, una visita a través de los modos de representación pictórica de casi cinco siglos, y de los modos de utilizar la imaginación de los artistas en función de sus necesidades narrativas y estilísticas.
  • Blanco sobre blanco. Descubrimos cómo el color y los sentidos están unidos a través de cinco obras de nuestra Colección. Si bien las cualidades visuales y culturales del color pueden darnos una visión limitante de su significado, en esta visita abriremos nuevos caminos experimentales y perceptivos. Una aventura en la que descubriremos el poder de nuestros cinco sentidos.
  • Siéntate. Un objeto será el punto de partida para reflexionar sobre diferentes costumbres y formas de sentarse.Durante la actividad se explora las diferentes formas de sentarse, los diferentes tipos de asientos, o costumbres en el sentarse. Así, el hilo conductor general será un objeto genérico, un asiento, que dará pie a búsquedas concretas y conceptuales, que derivarán en conocimientos de tipo general y de tipo artístico. Siempre partiendo de las cosas que los más pequeños conocen.
  • Te veo. Los retratos en el Museo Thyssen. En esta actividad, tanto niños como mayores, explorarán la creación de un retrato y la representación de la figura humana en la pintura. Para ello, utilizamos obras de diferentes estilos y periodos, desde el s. XV hasta el s. XX.
  • Un laberinto de caminos. El arte como camino, los caminos del museo como laberinto y el laberinto como juego. Esta actividad se creó con motivo del año Xacobeo, en ella, utilizamos las obras del museo como si fueran las casillas de uno de los juegos de mesa más famosos de todos los tiempos, el juego de la oca. El juego y el azar, nos llevarán a vivir un viaje en el que, “la posada”, “el puente”, “la oca” o “la muerte” son sólo algunas de las casillas que podrán “tocarnos”.
Mi perfil
Mi perfil

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideraremos que consiente su uso. Para más información, consulte nuestra Política de Cookies.